Archivo

Mr. Bad Guy (1985)

A principios de 1983, Freddie, recién llegado de las exhaustivas giras de Queen por Europa, Canadá, Estados Unidos y Japón, y el productor discográfico alemán Reinhold Mack volvieron a los estudios Musicland en Munich para iniciar las sesiones de grabación del primer álbum solista de Freddie. Mack ya había forjado una relación laboral con la banda, puesto que había co-producido Flash Gordon, The Game y Hot Space.

Lo que surgió en abril de 1985 fue una rica fusión de material que abarcaba el espectro completo de las emociones humanas; desde el optimismo de I Was Born To Love You y Let’s Turn It On hasta la amortiguada aflicción de Love Me Like There’s No Tomorrow y There Must Be More To Life Than This.

En su mayor parte, Mr. Bad Guy muestra un Freddie de humor típicamente jovial, disfrutando de un período especialmente creativo y con gran voz. La música es vibrante y las letras tan sinceras como siempre, donde trata cuestiones que nunca se alejan demasiado de la conciencia de Freddie, lo que resulta evidente en canciones como Living On My Own, Your Kind Of Lover, Foolin’ Around, My Love Is Dangerous y la pista semi-autobiográfica que da título al álbum.

Freddie: “He puesto mi alma y mi corazón en este álbum. Contiene algunas baladas sumamente conmovedoras: cosas que tienen que ver con tristeza y dolor, pero al mismo tiempo son frívolas e irónicas, porque así soy yo. He querido hacer un álbum solista desde hace mucho tiempo, y el resto de la banda me han animado a hacerlo. Quería abarcar cosas tales como ritmos reggae y he hecho un par de cosas con una orquesta sinfónica. Tiene un sonido muy rico y está muy orientado al baile. Creo que es un álbum muy natural, y espero que a la gente le guste mi voz.”

"Estoy poseído por el amor. Soy un romántico. También soy un hombre de extremos. Creo que las canciones de este álbum reflejan el estado de mi vida: una selección de estados de ánimo. Quería componer un conjunto de canciones que salieran bajo el nombre de Freddie Mercury. No es que empiece una carrera nueva, es más como irse por la tangente. Siento que estoy haciendo esto con toda la experiencia que he adquirido con Queen. Pero esto soy sólo yo. Yo tengo el control.”

"Es como pintar un cuadro; tienes que dar unos pasos hacia atrás para ver cómo queda. Estoy alejándome unos pasos de Queen y creo que va a suponer un estímulo para todos. Pero por supuesto que voy a seguir trabajando con Queen; no hay ninguna duda al respecto.”

"Sí, me gustaría que tuviese éxito. Es muy importante para mí. He hecho una pieza de música que quiero que tenga la mayor aceptación posible. Pero no me preocupa el hecho de que pueda no ser exitosa, porque si no lo es, simplemente saldré y haré otra.”

Originalmente titulado Made In Heaven, Freddie cambió de opinión apenas semanas antes de que el álbum se prensara, prefiriendo en su lugar el adecuado, a su modo de ver, Mr. Bad Guy. No obstante, Made In Heaven estaba destinado a proveer a Roger, Brian y John de un título apropiado para el último álbum de Queen, aunque una década más tarde, en noviembre de 1995. Para ese proyecto, los tres miembros restantes de la banda ensamblaron minuciosamente las voces dejadas por Freddie –grabadas en Montreux durante sus meses postreros– para hacer un álbum final parejo. También repasaron respetuosamente dos de las canciones de Freddie de Mr. Bad Guy: I Was Born To Love You y Made In Heaven. Como podrían esperar, las versiones ‘repasadas’ por Queen son muy diferentes a las originales.

Freddie: "Básicamente, estaba perdido en cuanto al título, pero en lo que a mí respecta, los títulos de los álbumes son irrelevantes- No sabía cómo nombrarlo, pero tenía lo que consideraba una canción muy hermosa llamada Made In Heaven, que parecía conjurar una imagen de algún tipo. Pero, para ser sincero, no me preocupa demasiado. Lo que importa es lo que escuchas, no cómo se titula. ¡No juzgues a un libro por su tapa!, aunque hay una bonita fotografía mía en esta portada.”

Sorprendentemente, dos temas de este álbum nacieron durante sesiones para álbumes de Queen, pero fueron finalmente descartados y Freddie los re-trabajó después por su cuenta. There Must Be More To Life Than This se remonta a las sesiones de Hot Space en 1981, mientras que Man Made Paradise –una versión significativamente distinta a esta- surgió por primera vez en 1983, durante la creación de The Works. More To Life estaba destinada a cerrar el álbum hasta que Brian y Freddie compusieron Is This The World We Created…?

Debido a compromisos con Queen, Freddie nunca tuvo la oportunidad de hacer gira con Mr. Bad Guy. En dos semanas desde el lanzamiento del álbum, la banda se había embarcado en giras por Nueva Zelandia, Australia y Japón. 1985, desde luego, concluyó con la inolvidable actuación del grupo en Live Aid, el 13 de julio, que podría decirse que fue la mejor ‘hora’ de Freddie Mercury sobre el escenario, una por la que será recordado cariñosamente.

Mack: "Las canciones de Mr. Bad Guy salieron con gran rapidez, pero esta vez todo fue muy diferente, desde luego, porque no había banda. Freddie estaba muy contento con el álbum. Creo que una de las cosas que más quería hacer era trabajar con una orquesta grande, algo que nunca llegó a hacer verdaderamente con Queen. Freddie era en realidad muy modesto acerca de sus canciones, pero sabía cuando había escrito una buena. Eso es lo que yo llamo genialidad; se sentaba, componía algo y era tan bueno que ni siquiera lo cuestionaba o analizaba. Con frecuencia decía: ‘¿Qué te parece la letra?’ y yo le respondía: ‘¡Muy buena!’, y él decía: ‘Aguarda un minuto’ y le cambiaba un acorde aquí y allí, y entonces, esbozando una enorme sonrisa, me decía: ‘¡Ahora está mejor!, ¿no?’.”

Mr Bad Guy engendró cuatro simples: I Was Born To Love You, Made In Heaven, Living On My Own y Love Me Like There’s No Tomorrow, el tercero de los cuales proporcionaría a Freddie con su primer y único Número 1 solista. Tristemente, sin embargo, sería un galardón póstumo, ya que Living On My Own (No More Brothers radio mix) salió en julio de 1993, veinte meses después del fallecimiento de Freddie. Vendió más de dos millones de ejemplares y ganó para su creador un premio Ivor Novello. Él habría estado orgulloso con justificación.

Freddie dedicó el álbum Mr. Bad Guy de este modo: “para mi gato Jerry, también Tom, Oscar y Tiffany y a todos los amantes de los gatos a través del universo; ¡que se joda el resto!”

Barcelona - Original (1988)

Sin dudas, Barcelona fue una de las empresas más ambiciosas, desafiantes y a la vez valientes de Freddie. La consideraba como uno de los proyectos más gratificantes de su carrera, y uno de entre los que más orgulloso estaba. Ciertamente, trabajar con Montserrat Caballé fue el cumplimiento de un sueño que él nunca esperó ver hecho realidad.

En julio de 1986, durante una entrevista para el para el noticiero español Informe Semanal, Freddie comentó su pasión por la ópera, y su adoración por la voz de Montserrat Caballé en particular. El principal motivo de su visita a Barcelona -explicó- era que quería conocer a la diva. Ajeno a la afición de su entrevistado a la ópera, el periodista quedó razonablemente desconcertado. El mensaje, sin embargo, no pasó desapercibido y llegó a oídos de Montserrat. El representante Jim Beach se puso en contacto con el promotor de Queen en España, Pino Sagliocco, para organizar una reunión, y en definitiva el sueño de Freddie se hizo realidad nueve meses después. Se encontró finalmente con Montserrat en el Hotel Ritz de Barcelona el 24 de marzo de 1987 Y así fue como nació quizás la más extraordinaria colaboración en la historia de la música moderna.

David Richards: “Con su sueño que finalmente parecía volverse realidad, Freddie se puso a trabajar a un ritmo frenético para preparar la música. Todo tenía que estar absolutamente perfecto para el día en que Montserrat viniese al estudio y cantara sus partes. Freddie nos había contado una historia en la que una vez ella había dejado de cantar en medio de un concierto y había anunciado: ‘Lo siento mucho, pero no puedo continuar. Esta orquesta desafina y por lo tanto no es adecuada. Adiós’. Esto nos hizo poner mucho empeño en obtener los mejores sonidos que pudiéramos. Freddie insistió en probar cada frase y línea vocal, no sólo sus partes, sino también las de Montserrat, que cantaba en una voz en falsete muy alta.”

“No he oído nunca, ni antes ni después, un cantante con un registro vocal tan amplio como Freddie. Tenía que controlar cada nota de las partes orquestales. De pie junto a Mike al teclado, examinaba y dirigía con un entusiasmo febril cada parte de violín, cada nota de violonchelo, cuándo debían tocar y cuán fuerte, y cuando debía haber flautas y cuán altas debían estar.”

“Empezábamos entonces a registrar lenta y meticulosamente las partes orquestales, un instrumento a la vez. Recuerdo trabajar muy duramente en esa etapa para hacer que los instrumentos digitalizados y sintetizados sonaran tan reales como fuera posible. Esto era frustrante en ocasiones, ya que pensaba que una orquesta verdadera sonaría mejor. Fred sostenía que de esa forma no podría tener el mismo control sobre la orquestación, y que siempre podríamos añadir ejecutantes reales una vez que hubiésemos terminado las partes; cosa que hicimos al final, en una o dos pistas.”

“Y así, por semanas los tres nos sentamos en el estudio para hacer este trabajo meticuloso hasta el día en que finalmente estuvo lo suficientemente perfecto para que Montserrat viniese a cantar sus partes. Pero esa perfección no bastaba. Al mismo estudio había que sacarle lustre, limpiarlo y prepararlo, y Freddie hizo que Townhouse Studios redecorase los servicios de damas, por si acaso ella quisiera utilizarlos”.

“Ese día estábamos nerviosos, pero todo estaba listo y salió muy bien. Montserrat canto las canciones brillantemente y resultó ser una persona de lo más agradable y amigable. Era obvio que Freddie le encantaba y que lo admiraba mucho. La sesión vocal entera fue completada en un par de horas.”

Barcelona (la canción) se grabó en abril de 1987, y fue interpretada por primera vez en el Ku Club de Ibiza el 30 de mayo de 1987. Fue el cierre del festival internacional Ibiza ‘92. La recepción enormemente emotiva que obtuvo del público español, instigó a Freddie y a Montserrat a seguir adelante con el proyecto, y Barcelona se convirtió en el tema apropiado para dar título al álbum que le sucedería, y en un éxito mundial.

El álbum Barcelona fue grabado a lo largo de un período de dieciocho meses entre enero de 1987 y julio de 1988, en los estudios Townhouse de Londres y Mountain en Suiza, y fue producido por Freddie, Mike Moran y David Richards.

Freddie: “Parece tan ridículo cuando lo piensas; ella y yo juntos. Pero si tenemos algo en común musicalmente, no importa cómo nos vemos o de dónde venimos. Sencillamente pensé -y aún pienso- que Montserrat es extraordinaria y que tiene una voz maravillosa. Me bastaba con que me siguiera gustando; nunca pensé que me pediría que cantara con ella. Simplemente una cosa llevó a la otra. Al principio creí que iba a ser únicamente un tema, pero después ella me dijo ‘Hagamos un álbum’. Pensé ‘Dios mío, ¿qué voy a hacer ahora?’ No puedes decir que no a la superdiva. Pensé que mejor apostaba por lo que quería. Fue algo tan distinto. Me alegro de haberlo hecho. Fue completamente anti-rocanrol, y algo que en verdad requirió un montón de disciplina.”

“No sé cómo reaccionarán a esto los seguidores de Queen. Pronto me enteraré. Es un álbum muy difícil de categorizar. No puedes ponerle ninguna etiqueta, ¿no es cierto? Lo peor que podrían hacer es llamarlo ‘ópera rock’, que es aburridísima.”

En términos compositivos, el período 1987/88 fue bastante prolífico para Freddie. Cierta cantidad de ideas que comenzó durante las sesiones de Barcelona nunca fueron desarrolladas, y aquellas que terminaron siéndolo pasaron por cambios significativos en su ruta hacia la perfección. Títulos iniciales como Rachmaninov’s Revenge, Vocal Exercises y Freddie’s Overture dieron lugar a The Fallen Priest, Exercises In Free Love y Guide Me Home, y otra idea, la exóticamente titulada Africa By Night, evolucionó hacia All God’s People y, aunque ya había progresado bastante, fue descartada, y sólo sería re-trabajada posteriormente por Queen para el álbum Innuendo de 1991. Finalmente, en octubre de 1988, el álbum Barcelona surgió como una obra inmensamente impresionante.

El 8 de octubre de 1988, Freddie y Montserrat volvieron a aparecer juntos, esta vez en el gigantesco evento La Nit, en las escalinatas del Palacio Nacional de Montjuic en Barcelona, que señalaba el arribo de la Bandera Olímpica desde Corea. En presencia del Rey y la Reina de España, Freddie y Montserrat interpretaron tres temas, Barcelona, The Golden Boy y How Can I Go On, de su inminente álbum. El evento fue registrado para la television mundial, con el director Gavin Taylor trabajando en vivo con no menos de 18 cámaras.

El 10 de octubre de 1988 se lanzó el álbum Barcelona, ante reseñas en la prensa ampliamente dispares. Por una vez, a la crítica musical la tomó por sorpresa la improbable colaboración, y muchos lucharon por algo para decir. Pero por lejos la mayor parte fue favorable.

En España, el álbum salió al público tres semanas antes, el 21 de septiembre, y sin demora vendió 10.000 ejemplares en las tres primeras horas en venta. Fue la primera colaboración entre una estrella de rock y una diva de la ópera, una fórmula que sería imitada muchas veces en los años subsiguientes. En Estados Unidos, el álbum Barcelona fue lanzado unos cuatro años después del larga duración europeo original, en julio de 1992. Para esa edición, Hollywood Records re-empaquetó el disco, utilizando arte de tapa alternativo del relanzamiento europeo en CD de 1992 y, más significativamente, remasterizó cada pista, creando así una especie de rareza. El simple que da título al disco, mientras tanto, nunca fue lanzando en Estados Unidos.

El ensayo roquero-operístico de Freddie y Montserrat llegó al puesto nº 15 en las listas de álbumes del Reino Unido, mientras que el simple alcanzó el nº 8, capturado hermosamente por el video promocional de David Mallet. La fotografía de Freddie siendo abrazado por Montserrat (en la contratapa del álbum) es una imagen que perdurará por siempre.

Mike Moran: “Freddie y Montserrat formaron un vínculo muy especial. Freddie y yo fuimos invitados a asistir a una velada en homenaje a Montserrat en el Teatro Real Madrid, y se me pidió que tocara Ensueño para ella. Era como una versión operística de Ésta Es Su Vida [This Is Your Life], sin nada de ensayo. Se esperaba la asistencia de grande luminarias: Di Stefano, Carreras, Juan Pons. Fui anunciado, subí debidamente al escenario con Montserrat, y ella cantó Ensueño.”

“‘¿Está Freddie aquí?’, me susurró en un suspiro de escena, mientras hacíamos nuestra reverencia. ‘Sí’, le respondí, y lo señalé. Al final del espectáculo, ella insistió en que él estuviera en el escenario con ella. Fue un formidable reconocimiento para él. Al igual que Montserrat, Freddie era profundamente respetuoso con la gente talentosa, con aquellos que él admiraba, en cualquier campo. Siempre estaba dispuesto a conceder crédito cuando él sentía que era merecido, y cuando era al revés, cuando él era el destinatario, estaba encantado.”

Montserrat Caballé: “Barcelona fue un ejemplo del elevado talento musical de Freddie. No era sólo un cantante popular, era un músico que podía sentarse al piano y componer. Descubrió una nueva forma de combinar diferentes estilos musicales. Es la primera y única persona que ha hecho esto.”

Peter Freestone: “Andaba en las nubes. Freddie estaba alto en el cielo. No necesitó avión para ir a casa, de lo contento que estaba. Por lo que sé de Freddie, uno de los mayores y mejores momentos de su vida fue cuando Montserrat vino a Londres para registrar su pista vocal para Barcelona. Después de que lo hicieron, camino a casa desde el estudio, recuerdo que Freddie se volvió hacia mí y me dijo: ‘¡Ya está! ¡Lo he conseguido! ¡Tengo SU voz en MI música’.”

En 1992 Barcelona fue adoptado como himno principal para los Juegos Olímpicos. El simple fue re-editado en Agosto, y esta vez alcanzó el puesto nº 2. Freddie y Montserrat tendrían que haberlo cantando juntos en la ceremonia de apertura, pero finalmente Montserrat cantó en cambio con José Carreras, desde luego.

Barcelona es una colección verdaderamente única. Es una obra muy subestimada, pasada por alto con demasiada frecuencia a favor de los discos más a la moda y orientados al pop que hizo Freddie. En términos de musicalidad pura y virtuosismo vocal, es insuperable. Permanece como un firme favorito entre los admiradores y es generalmente considerado como EL escaparate de Freddie Mercury: una hazaña vocal, musical y lírica.

Adicionalmente a la pista que da título al álbum, otras dos canciones fueron cortadas como simples: The Golden Boy y How Can I Go On, la última con John Deacon en bajo.

The Freddie Mercury Album (1992)

The Freddie Mercury Album fue lanzado a través de EMI el 17 de noviembre de 1992, y Hollywood Records lanzó este álbum una semana después, el primer aniversario del fallecimiento de Freddie, bajo el título The Great Pretender.

Concebido como un homenaje, que presenta una mezcla de los éxitos solistas de Freddie más conocidos y material de sus álbumes, el álbum (en ambas formas) se convirtió en su proyecto solista más vendido. Encabezó las listas de álbumes en numerosos territories, y a la fecha ha vendido más de tres millones de ejemplares.

El álbum contiene once pistas, y en su mayoría comprende remezclas especialmente encargadas. No obstante, aunque muchos admiradores mostraron fuertes reservas ante las remezclas, las fenomenales cifras de venta en todos los rincones del globo llevaron la música de Freddie a una audiencia completamente nueva.

La edición norteamericana tiene My Love Is Dangerous (Jeff Lord-Alge remix) en lugar de Barcelona (versión de álbum, como aparece en el disco de EMI), la remezcla de Brian Malouf de The Great Pretender a cambio del corte original (que aparece en la contraparte europea) y la remezcla de Richard Wolf de Love Kills en lugar de la versión original (incluída en el disco de EMI). Las ocho pistas restantes son similares para ambos discos: las remezlcas de Steve Brown de Foolin’ Around y Your Kind Of Lover, In My Defence (Ron Nevison remix), Time (Nile Rodgers remix), Mr- Bad Guy (Brian Malouf remix), una nueva mezcla de Living On My Own (con producción adicional de Julian Raymond), Let’s Turn It On (Jeff Lord-Alge remix) y la versión original de Exercises In Free Love.

Algunas tiradas norteamericanas de The Great Pretender contienen como pista adicional Living On My Own (techno mix), de 3:25 de duración.

Freddie Mercury Solo - Caja (2000)

Cuando Freddie Mercury murió en noviembre de 1991, dejó su obra grabada a lo largo de veinte años. Naturalmente, el grueso de este archivo corresponde a los 15 álbumes de estudio y 700 conciertos en vivo registrados con Queen, pero Freddie grabó además dos álbumes solistas, algunos simples no incluídos en álbumes y apariciones como invitado en numerosos proyectos de amigos. Al agregar a esto el material que produjo, co-produjo y co-escribió para otros artistas, el legado se vuelve más grande y más diverso que lo que se esperaría.

A pesar de que Freddie grabó el aclamado álbum Barcelona con la diva de la ópera Montserrat Caballé en 1988, el larga duración Mr. Bad Guy tres años anterior sigue siendo su único álbum verdaderamente solista. Sin embargo, esta producción relativamente pequeña escondía un significativo volumen de tomas descartadas y rarezas, que permanecieron sin ser oídas hasta el cambio de milenio. El 23 de octubre de 2000 fue lanzada la largamente esperada caja The Freddie Mercury Solo Collection. Concebida como la recopilación definitiva, la colección de 128 pistas y 12 discos (10 CDs, 2 DVDs) surgió tras dieciocho meses de minuciosa labor, como exactamente eso.

Pasé diez meses trabajando en el proyecto, parte de un equipo pequeño y dedicado. Mi tarea iniciar fue catalogar los cientos de cintas de Queen en el archivo de la banda, pero cuando se propuso la caja de Freddie, me enfoqué exclusivamente en el materia solista de Freddie hasta que hubiera oído y catalogado cada cinta …y efectivamente quiero decir cada cinta.

Cada cinta fue escudriñada de principio a fin, porque nunca se sabe con certeza absoluta que puede estar al acecho al final del carrete. Cada grabación no está necesariamente detallada en la caja en todos los casos.

Algunas pistas en la colección (particularmente en los tres discos Rarities, con rarezas) son breves extractos de sesiones, a veces con duraciones menores a un minuto. Muy frecuentemente escuchaba una hora completa de cinta para terminar con un recorte de 45 segundos de diálogo divertido para uso potencial. Incluso en esas ocasiones, siempre valía el esfuerzo.

En Rarities 2 hay un fragmento donde Freddie y Mike Moran improvisan juntos. En un momento Freddie está improvisando como poseído, y al siguiente se desliza hacia una pieza muy hermosa y enternecedora a lo Aretha Franklyn. Fue el final perfecto para el disco.

El ingeniero de grabación Justin Shirley-Smith comenta: "Fue extraño escuchar el ‘late night jam'. Yo estuve allí en la sesión original, y nunca pensé que lo volvería a oir. Fue material como éste lo que supuso el desafío mayor. Creo que Freddie lo hubiera aprobado para su lanzamiento. No quisimos incluir ningún tema que Freddie podría no haber aprobado. Por otra parte, siendo éste un proyecto destinado a los admiradores, queríamos incluir tanto material como fuera posible. En consecuencia, hubo algunos trucos de estudio que nos permitieron presentar cierto material que de otra forma podría haber quedado afuera."

Escuchar a lo largo de cada cinta fue un proceso exhaustivo. Necesitábamos asegurarnos que no fuéramos a encontrar algo relevante para esta colección años más tarde, cuando fuera demasiado tarde. Estamos hablando del legado musical de Freddie Mercury, así que le dedicamos todo el tiempo que merecía. Justin Shirley-Smith y yo fuimos extremadamente cuidadosos de que no se nos escapara nada.

Otro aspecto significativo es el empaque de máxima calidad. Richard Gray, director de arte de Queen, realizó un estupendo trabajo en el libro de 120 páginas. Las ilustraciones de raros lanzamientos solistas de Freddie alrededor del mundo provienen de la propia colección de Brian May, y hay algunas grandiosas fotografías muy raras que los aficionados (en esa época, año 2000) no habían visto antes.

También se incluyen algunos bocetos universitarios y pinturas originales de Freddie, además de una extensa opinión acerca de Freddie por el periodista musical Sean O' Hagan. Todos estos elementos ofrecen un toque personal al paquete. Aunque el proyecto estuvo orientado hacia la carrera solista de Freddie, todo a lo largo hay desde luego numerosas referencias a Queen. Brian escribió una encantadora introducción para el libro, detallando terreno no cubierto anterioremente y me gusta pensar que Freddie lo habría apreciado, como también al trabajo que pusimos en cada uno de los aspectos del proyecto. Tratamos de recopilar algo masivo e impactante que encantara a los admiradores, pero que Freddie habría aprobado. Esto último era primordial, y algo difícil de balancear. Hubo aquellos que pensaban que brindábamos un poquito demasiado de Freddie trabajando, pero recuerdo pensar que sería grandioso ofrecer, por primera y probablemente única vez, cierta perspectiva del gran hombre y extraordinario músico en su trabajo, y por lo tanto también algunas de las frustrantes tomas descartadas. Creí que ese elemento era importante, así como lo hicieron los aficionados con los que hablé mucho después cuando las oyeron. Escuchamos a Freddie haciendo mal las cosas a veces -después de todo ¡¡¡era humano!!!- y por último triunfando y logrando las familiares canciones increíbles que a todos nos encantan.

Sumados a los nueve discos musicales y al CD con la entrevista en audio, la caja incluía dos DVDs. El primero es una colección de los videos solistas de Freddie, cuidadosamente remezclados en sonido envolvente; también presenta entrevistas con los directores que trabajaron en los clips. El otro es un fascinante documental de dos horas sobre su vida, Freddie Mercury: The Untold Story.

Greg Brooks
Revisión de texto: Mayo de 2016

Barcelona - Edición Especial (2012)

Por muchos años, aficionados al álbum siempre han querido saber cómo se habría escuchado con una orquesta en vivo. Créase o no, fue casi completamente grabado con teclados. La razón por la cual Freddie se decidió por esto en ese entonces fue principalmente debido a que ya estaba lidiando con una cantante de ópera que venía de un mundo enteramente diferente al suyo, y que arreglar la partitura para una orquesta completa de 80 músicos era dar un paso demasiado lejos de su zona de comodidad.

En 2012, para señalar el 25° Aniversario de la canción, Stuart Morley, director musical de la obra teatral We Will Rock You de Queen, ha adaptado fielmente el álbum entero para orquesta, lo que eleva lo que era previamente un disco sobresaliente hacia una estratósfera completamente nueva. Entusiasta, triunfante, emotivo y magnífico.

En adición a la partitura orquestal, interpretada por la FILMharmonic Orchestra de Praga, otra instrumentación en vivo ha sido agregada por primera vez. Naoko Kikuchi, uno de los pocos intérpretes de koto en el mundo occidental, tomó un avión para sumar el antiguo instrumento oriental a La Japonaise. Rufus Taylor, el hijo de Roger, ha reemplazado las máquinas de ritmo en The Golden Boy y How Can Go On con percusión en vivo. Esta última canción también incorpora un nuevo solo de violín por David Garrett y, desde luego, John Deacon aparece en bajo.

Barcelona - Special Edition es finalmente el álbum que debería haber sido. Sin dudas, el mundo lo redescubrirá y se enamorará de nuevo de éste. Lo único triste es que el visionario detrás de esta obra maestra no está cerca para oirla también.

The Great Pretender: Pelicula (2012)

En 2011, tras el éxito de Queen: Days Of Our Lives se me acercó Jim Beach para que piense acerca de hacer un documental sobre el álbum Barcelona, que se aproximaba a su 25º aniversario. Originalmente, éste era todo el documental que iba a haber; no obstante, sentí que había una historia más grande por contar: la historia de la vida de Freddie por fuera de Queen, como individuo y artista solista, con sus altos y bajos profesionales y personales. Estaba entusiasmado con dejar que Freddie cuente su propia historia utilizando la jamás vista, muy graciosa y honesta entrevista con David Wigg como columna narrativa. Aunque mucho de la historia era bien conocido para los aficionados, busqué en todas partes entrevistas inéditas, descartes de videos promocionales transferidos, metraje de conciertos y descubrí tanto material que diría que el 90% de lo que se ve en The Great Pretender nunca se había visto antes.

Fue una verdadera labor de amor para mí y el logro del que me siento más orgulloso. Hacerlo fue un sueño vuelto realidad. El editor Christopher Bird y yo no podíamos esperar el venir al trabajo cada día para pasar tiempo con Freddie, porque así se sentía. También molestamos a mucha gente en las otras salas de montaje al reproducir las canciones demasiado fuerte. Fue bien recompensado con un Emmy y un Rose D’Or para el ‘Mejor Documental de Artes’ y también fui nominado para un BAFTA para ‘Talento Revelación’ como director (ganó otro tipo; desde entonces lo mandé matar). Las reseñas y cifras de audiencia fueron sobresalientes; sin embargo, nada de eso significa algo en verdad. Para mí, lo que importa es que hice un documental que los admiradores de Freddie como yo disfrutaron, según pienso, y algo de lo que Freddie habría estado orgulloso, espero.

Rhys Thomas
(Director)


The Great Pretender: A life in pictures libro (2012)

Publicado en tapa dura por Carlton el 3 de septiembre de 2012, The Great Pretender: A Life In Pictures es un retrato ilustrado de la vida de Freddie. Fue editado en coincidencia con Freddie For A Day, el evento anual de concientización y recaudación de fondos para The Mercury Phoenix Trust.

Este libro oficial celebra su colorida vida: como un niño creciendo en Zanzíbar, como cantante en Queen, como artista solista y, por sobre todo, lo captura como uno de los íconos culturales más populares del siglo XX. La vida de Freddie se relata en un texto profundo y cautivantes fotografías, de la más reconocida a las muy raras.

También se incluye un CD de una hora de duración que contiene una rara y reveladora entrevista registrada en los '80s con Mary Turner, la conductora del programa de radio Off The Record de Westwood One, en la cual él discute abiertamente todos los aspectos de su vida y el estrellato.

El libro fue creado y diseñado por Richard Gray, fotógrafo y diseñador gráfico de larga data con Queen. Además de diseñar portadas de álbumes y simples, Gray tomó fotografías de Queen en el escenario al final de su último concierto con Freddie y el último retrato de Freddie, ambos trabajos incluídos en este libro.

El texto que acompaña fue escrito por Sean O’ Hagan, galardonado con los premios British Press Awards y J. Dudley Johnston.

MESSENGER OF THE GODS: THE SINGLES (2016)

Freddie Mercury era un hombre de múltiples talentos y muchas aristas diferentes. Las canciones que escribió con y para Queen llenaron estadios alrededor del globo y han quedado en la historia con razón, pero él también se embarcó en una carrera solista que lo llevó de los clubes de Munich y Nueva York a las más grandiosas salas de ópera en el mundo.

Era el intérprete definitivo, pero mantenía su vida privada lejos de los entrometidos ojos de los medios; una exuberante estrella de rock a la que le encantaba la música disco, la clásica y el ballet. Era un espíritu sin descanso, un verdadero camaleón que reveló sus propias contradicciones.

Todas las diferentes aristas de este músico icónico pueden encontrarse en Freddie Mercury: Messenger Of The Gods – The Singles. Lanzada apropiadamente por Mercury Records para el mundo fuera de América Del Norte, y por Hollywood Records en América Del Norte, esta caja reúne todos los 13 simples solistas de Freddie en vinilos coloreados individualmente.

Desde su simple solista debut, I Can Hear Music, lanzado bajo el nombre de Larry Lurex, a través de sus himnos solistas en los ‘80s influídos por la pista de baile y hasta sus colaboraciones con la legendaria cantante de ópera española Montserrat Caballé, incluyendo a la eterna Barcelona, ésta es una travesía por la carrera de un talento único.

Messenger Of The Gods comprende además dos simples póstumos, In My Defence y Living On My Own (No More Brothers radio mix), que se convirtió en el primer Número 1 solista de Freddie y fue el simple Europeo más vendido del año en 1993.

De haber vivido, es difícil saber dónde lo habrían llevado las musas a este cantante tan inquieto y cambiante. Pero Messenger Of The Gods – The Singles es un legado destacado, una colección de canciones que nunca perderán su talla de clásicos y que vivirán por siempre.

Freddie Mercury: Messenger Of The Gods - The Singles se lanza por Mercury/Universal el 2 de septiembre como caja conteniendo 13 simples de 7” en vinilo coloreado, con un cuadernillo presentando fotos, algunas de las cuales no se han publicado anteriormente, y texto. También incluye un cupón de descarga. Freddie Mercury: Messenger Of The Gods - The Singles estará también disponible en CD doble con un cuadernillo de 20 páginas y como álbum digital.